Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Reproche

Imagen
Primero gotas densas, luego fino orbayu casi imperceptible, humedad vivificante, nubes de niebla chaparrón y rocío acumulándose en capas hasta que llegan a la laringe. Entonces pretende escaparse pero no puede. Metamorfoseándose lo intenta con forma de serpiente, boca de hipopótamo, clic. Empieza a salir, casi no cabe pero poco a poco se ajusta al espacio y resbala; GRRRaaaañññuujjjxxx. Ya está fuera. Casi te liberas cuando se da la vuelta y te muerde
Acuarela y punta fina. Gracies Patxín pol güeyu y boca

Distorsiones cognitivas: sofregidão

Imagen
Sufrir me da seguridad, es un lugar conocido. La diferencia entre sufrir lo que (me sucede) sobreviene o (disfrutar de ello) aceptarlo aunque duela se me abre como un ojo que pestañea inquisitivo y observo asombrada
"De todos los males, los más dolorosos son los que se infringe uno mismo" Sófocles
                          Foto invernal en la Selva de Irati

Al encuentro de los otros: con Leti

Imagen
Ante la inquietud que me genera un lugar, decido acudir en compañía para poder resolver el enigma. Ese sitio me fue presentado como una lucha de titanes por la presencia de un roble viejo en un hayedo. Leticia se anima sin explicaciones ni preguntarme nada y pasamos un día juntas. Nuestro camino empieza en una gasolinera, un lugar en medio de la nada o en el medio de todo pero que no es nada. El señor me dice que no es mi día porque no encuentro la llave, pero luego aparece y no sé que otro detalle. Pero no me importa y le digo que sí, que es mi día. Entonces me encuentro con Leti y hablamos y atravesamos paisajes. Compartiendo colinas, encuentros, sonidos, caminantes, palabras que poco a poco van disminuyendo hasta desaparecer, aumentando la comprensión mutua. Recurrentemente nos llaman la atención las hayas que cobijan acebos, y yo quiero ser una jirafa y comerme las hojas. Es curioso descubrir como las hayas con sus ramas abrazan los pinchos del acebo compartiendo espacio con la mayo…

Sobre el fuego

Imagen
El fuego requiere tiempo, no hablo del necesario para que los árboles crezcan, se desarrollen y se decida que llega la hora de transformarse en hoguera. Pienso en el hecho de atizar y de encender la llama, que prenda, que se extienda y comparta su calor contigo. Si no le dedicas tiempo y cariño pero sobre todo atención y vigilancia a sus necesidades, se te apaga, se muere, se va y te quedas sola y fría. Durante ese tiempo la dedicación es crucial y tienes que estar presente, aunque puedes cometer el error de pensar que una vez prendido ya está. Como gente importante que es, solicita algo más que tu necesidad. Si intentas estar en otras cosas probablemente no te salga ni la una ni la otra; él te reclama. Piñas, rastrojos, palinos papel húmedo restos de una caja de cartón. Cerillas que se apagan intento, reintento perfeccionando el invento. Arde, prende, hilo de color trepidación cariño, compañía y mimo. Ahora el soplo le da vida hablan primero los más finos y se contagian alegremente. Colores crepi…

Mudando de piel

Imagen
Arrastrarse con tanto peso te hace estar más cerca de la tierra. En este caso voy como los personajes de Apocalypse now al principio de la peli, con traje de camuflaje lleno de argollas y casco. Lamiendo el polvo y la tierra seca y árida. No se puede saber si es más doloroso el terreno con su pedernal o el molimiento de la ropa áspera, vieja, dura e incómoda. Me arrastro como puedo sin saber bien de qué me oculto. Poco a poco la ropa empieza a deshilacharse. Me asusto ante la idea de desangrarme en el pedregal pero por otro lado lo agradezco, no está siendo tan molesto sin el intermediario textil como suponía y hasta me resulta por momentos agradable pero, ese casco… ¿quién lo habrá usado antes? Me queda un poco grande y eso que calzo un amplio y peludo cabezón o eso creía. De la cabeza paso a las manos y allí llevo unos guantes de jardinero muy usados y pequeños, menuda controversia. No sé si son mis dimensiones las inadecuadas y faltas de proporción o si voy vestida por mi peor enem…