Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Sobre el luto II: mi gran luto

Imagen
Cuando tenía 13 años mi padre, que era profe y director del colegio donde estudiaba se me murió. Pues nada, que no lloraba porque era muy fuerte y un día lloraba y lloraba sin parar y qué bueno es eso, tienes que llorar que hay que desahogar, y qué bueno es, y me pongo otra vez el corcho y que la fiesta continúe, que aquí no ha pasado nada. Hasta que el tapón se volvía a abrir y dale, otra vez el bua bua sin sentido. En el cole también era como si no hubiera pasado nada, menos que todos andaban con cuentas y dinero y yo quería participar insistentemente hasta que me dijeron: no puedes, es la corona que le compramos a tu padre para el funeral. Menuda cara se me quedó, y eso que yo no había estado en dicho evento. Sí, no tenía mucho sentido mi participación. Yo estaba tapadita en casa, con mi corcho muy bien puesto excepto cuando sucedía el fenómeno ese del destape llorón. En el fondo yo me olía algo pero bueno, como no pasaba nada, pues no podía hacer como que algo se me escapaba. Tota…

Movimientos perpetuos y el día que me encontré con la mujer pez

Imagen
¿Cómo contar que a cada momento las partículas bailan? ¿cómo expresar el constante movimiento?. Dime tú, ¿cómo hacerlo?. Esa especie de tic-tac que no cesa y que constantemente se convierte en esto y lo otro y por eso, cuando las observamos desde la ingenuidad y la sorpresa, nos muestran paisajes tan diferentes. Cierto es que determinados acontecimientos modifican el lugar de tal forma, que algunos reflejos no apareceránmás y otros en su diferencia, serán patentemente recurrentes... Aquel día en lo alto había apertura, briznas de nieve caían sin cesar por dentro y por fuera llevándome a dudar de los límites. Un par de curvas y agradecida, a través de un espacio blandito, cómodo y deslizante, una fuente que dice que a lo que se haga hay que llevar la particular forma de ser y ver de cada una, ya que es lo único que nos hace diferentes a todas y honestas, no desmembradas. Caldero inmenso antiguo y labrado con enana representación interna de si mismo. Y de postre tú. El día que me encontr…

Nos lo pasaremos bien

Imagen
Anda, vente a este lugar a jugar conmigo. Mira, hay arena, florecillas y aguas multicolores. Banda sonora del instante paxarinos y risas carcajadas revueltas de placer y gustosos sabores. Anda, vente a este lugar a jugar conmigo, nos lo pasaremos bien. Si me dejas, yo te lo enseño.
                                                   Dibujillo con lápices acuarelables

Uni-corni-ón

Imagen
¡Qué sorpresa! saberte así, como un ser vivo más del planeta. Al final la cosa iba de eso, de ser uno más y ya. De tener los pies para caminar por la tierra y la cabeza para volar. De este modo, unir lo posible y lo imposible. Esos dos mundos que transitan a través de todo lo vivo en esta corteza que se ve desde la cápsula ovalada que nos acompaña para viajar en el espacio-tiempo. Desde la lluvia que atraviesa la tierra para volver a volar, hasta el árbol con sus raíces-ramas, lagos animales vegetales minerales humanos y humanas ala, ¡a disfrutar! o no que ya se sabe ¡a vivir lo que vaya viniendo!
    Dibujillo a boli

Alerta a través de las rendijas

Imagen
No te repliegues.

Pensabas que ya no era así, pero sorpréndete, sigue estando ese temor, la vergüenza de no se sabe qué. Es necesario y tienes que hacerlo, ya que es la única forma de sentirte bien, de reconocerte en tu casa, de encontrar la voz que te hace recordar quien eres a través de la materialización. Hacerlo real. Algo te lo dice, un fogonazo que te recuerda que no puedes dejarte llevar por esa luz que se cuela a través de las rendijas, y perder de este modo, el presente, ese instante maravilloso que te mereces como la que más. ¡Claro que sí!. Cuida tu empatía o la simpatía, que aún no sabes distinguir, aunque ya vislumbras alguna diferencia. Observarla es importante para poder cuidarte y no perderte en el otro. También descansar en ese lugar blandito y suave que como el musgo de un árbol te acoge plácido y te alimenta. ¡Claro que se puede!. Expresarlo y hacerlo; es “sólo” eso. Cascadas acuáticas en las que sumergirse desde arriba , espirales terrenales que te invaden por abajo.…

eneadea

Imagen
Sentí plácidamente que no era nada y cuando lo pensé, me dio miedo
                                                             Dibujillo con punta fina