Entradas

Mostrando entradas de 2015

Sobre las hadas monstruo y la petición de ayuda

Imagen
Cuando llegas a ese lugar parece todo más cálido y agradable, incluso el invierno. Lamentablemente la sutileza del sarpullido no significa que no exista. Cuando lo encuentras, te atraviesa la piel y al ser más sibilino es más fácil que pase desapercibido. Por ello conviene observar con tranquilidad y poder ver de este modo lo que acecha, preparándome para el próximo viaje.
Una vez hechas las maletas, me dispongo a indagar pero me doy cuenta de que estoy sin equipaje. No me sirve de nada ya que todo es completamente nuevo. Al final pequeñas cosas casi inocentes me pueden transformar, si no introduzco la mente en el meollo, en una niña aterrorizada en una esquina de ninguna parte. Pero la idea es indagar, descubrir y tratar de ver el medio de transporte que me lleva allí.
-¿Pero qué te pasa? ¿Por qué estás ahí? ¿Qué es lo que te asusta? ¿No ves que no hay monstruos?
-¿Cómo que no hay? ¿Y eso que hay ahí qué es?
-Pero mujer, si es un hada, tú misma la has dibujado y es tremendamente hermosa…

El tiempo es elástico

Imagen
Desde aquí…
puedo ir a mi infancia
y regalarme un caramelo
De joven,
me fui a la vejez
y sorprendida de todo volví
El tiempo es elástico
desde aquí                                         Dibujo a boli de George Bess, del catálogo personal de Patxi


Sobre la derrota

Imagen
El concepto militar no me gustaba, o me hacía daño, o equivocadamente me perturbaba paralizándome al escucharlo o al decírmelo. 
Es curioso como determinados significados se instalan en el lenguaje cotidiano con total impunidad. Ese es el caso de la derrota: vencimiento, desgracia, retirada, sometimiento, fracaso, pérdida…
Sin embargo, en el mundo náutico significa algo muy diferente. ¿Por qué no lo utilizamos con igual naturalidad? ¿qué es lo que sucede para que uno ocupe el espacio simbólico del otro en nuestro día a día? ¿hasta qué punto refleja una actitud social, un complejo, una rigidez o un complot?
¡Ya está bien!, me encanta sentirme derrotada, siempre es una sorpresa. Saber que para llegar de un punto X a otro digamos G, voy a tener que perder el rumbo inevitablemente. Las corrientes, el viento, los caprichos de la naturaleza, mis propias decisiones. En mi opinión es la única forma de poder descubrir nuevos itinerarios.
Como cuando después de haber hecho muchas veces el mismo rec…

Quiero dejar de ser un robot

Imagen
¿A quién puedo pedir ayuda? regálame un ramo de flores así podré ver mi fragilidad por lo menos un instante. Eso es lo que necesito oler y que me duela… Procuro estar atenta pero cuando me doy cuenta de nuevo vuelvo a ser un robot. Automática. Como una mujer de las cavernas camuflada de contemporánea. Y tú y tú y tú también Me quedo sola, temblando, escalofríos, silencio toc, toc… ¡hay alguien ahí!
Foto de robotina con tambor

Tiovivo o carrusel

Imagen
Hacía mucho que no me subía a un tiovivo y aquel día me lo pidió por favor; que no se sentía segura, que aún era pequeña para viajar sola en un cohete como aquel. Muy alegremente me subí y al lado del cohete esperé ilusionada el comienzo de la atracción. Las primeras vueltas fueron geniales pero poco a poco, la repetición de los rostros que saludaban y la falta de cohete personal, allí de pie, convirtió la experiencia en un calvario. Me mareaba y además la cara se me había quedado con una sonrisa fosilizada que no podia quitar. Para colmo tú también llorabas, el cohete del tiovivo era muchísimo más real y desde luego peor que los que te creas de mil y una formas, en los lugares más insospechados.  Pero bueno, me sirvió para entender lo difícil que es bajarte de un círculo en movimiento, o lo fácil que es estar dando vueltas a lo mismo durante mucho tiempo. Yo miraba como podía al dueño de la atracción para que aquello se acabara pero el hombre parecía no darse cuenta de mi horror, o es…

Gurutxi

Imagen
Como una montaña con pies enormes, desparramando por el mundo su falta de complejos, su espontaneidad, su sabiduría, sus conocimientos. Con actitud atípica que puede desconcertar. Como un río, que todo lo comprende y abraza. Goloso como un oso, Puro corazón Visita del año
Tampones de goma eva y boli

Butterfly

Imagen
Una suave brisa remueve las hojas secas que se cayeron de la planta que está en el antiguo molino de piedra.  Son hermosas, ligeras, suaves, parecen de papel.  Caída libre con balanceo. ¡Insólito!, unas remontan su vuelo ... !eran mariposas!
Mariposas a bolígrafo

La huella de la lobezna

Imagen
Creo que ya es demasiado tarde. Casi no puedo recordar la intensidad de nuestros encuentros.
Aquella vez, la primera, creo que estabas avisándome, y luego, cuando me sucedió tal y como me mostraste me sorprendí, tú tan alerta y yo tan vulnerable.
Tú, que poco a poco me dabas la impresión de que te separabas de mí, de que te ibas despidiendo a tu manera animal. Hasta sentía pena al decirte adiós después de todo aquello que nos unió. Aquellos momentos inolvidables en los que cogiste las riendas de mi cuerpo y mi mente replegada no pudo contigo transformándome de ese modo en la loba aullando de los bosques.
Ahora me descubro bicéfala, sé que estarás siempre conmigo y que cuando te necesite ocuparás amablemente mi lugar. Yo también soy tú. Tú eras yo. Yo soy esaaaaaaa.                            Foto de la huella de una hoja en el hormigón

Aullando desde el útero. Sonidos antropomórficos.

Imagen
Mucho antes de todo, está el principio. Breves instantes de dolor moderado irrumpiendo en la cotidianeidad; al dormir, mientras desayuno, al mirarte a los ojos. Como un espasmo que me dice que algo se está moviendo, algo pasa. Poco a poco la sensación se va haciendo más presente y rítmica. Mantengo el contacto con el mundo exterior; puedo hablar y realizar actividades entre los tiempos. Pronto dejará de ser así, los ritmos se aceleran y la necesidad de descansar ante el aumento de intensidad se hace necesariamente inevitable. Pronto dejaré de recibir para pasar a emitir.
Me cuesta organizar el pensamiento y la razón, poco a poco me va abandonando, se me escapa.
Mamá, papá, te digo y tú me abrazas diciéndome que aquí están.
Bajada profunda hacia el interior. Estoy en el bosque, como lo había soñado. Entregada al acto con el grito grave de la entraña, la mandíbula de par en par y el movimiento ancestral entre lúbrico y acechante. De pie, a cuatro patas, en el agua que tanto gusto y consuelo me da con su reconfor…

Dos por Una

Imagen
Dos. Caminar cada vez más pesado, más lento, movimientos oscilantes meciendo el cuerpo con respiración profunda. Siento tu corazón o el mío, casi sin prestar atención. Estás ahí, presencia verdadera. Ahora me falta partirme en dos y desde ese sitio cercano a la muerte y al tres, recomponerme y volver a ser Una.
Dibujo con lápices de colores y acuarela

¿Puzle o rompecabezas?

Imagen
Buscándolo no lo encuentro pero en sueños suele aparecer.
A veces todo se oculta, otras se recompone y encuentro un sentido o mejor, se lo encuentra mi cuerpo.
Fragmentos del pasado, recuerdos casi olvidados aderezados de presente, que se me acercan porque ésa, también soy yo aunque ahora ya sea otra
Ni esto ni aquello. En cierta forma ya era lo que soy o lo que seguiré siendo
Alrededor mío un montón depiezas en movimiento que gracias al fenómeno onírico permite que tanto las más apegadas como las más lejanas se recoloquen a una distancia verdadera, cristalina, comunicativamente clara, que me permite vivirme mejor en la piel que habito
Lámpara de techo a bolígrafo

Adiós, bola blanca, adiós

Imagen
Como en un sueño en el que se te dan todas las claves y al despertar no recuerdas más que eso; así me encontraba yo. Disminuyendo el malestar a costa de confianza pero con dudas y sombras de las que no tenía miedo. Entonces, con el contacto descubro la cadena, sí, al igual que en una cadena de producción que de mano a mano se va pasando, se me ingresa una bola blanca en mi lado izquierdo que me ahoga, me roba vitalidad y alegría. Muy amablemente, sin entender bien lo que significa pero sabiendo que no me pertenece y no la quiero, la devuelvo y empiezo a respirar mejor. La molestia se mantiene fiel a su lugar sabiendo que será por poco tiempo, y sin agarrotar el contexto, luego todo mejora. Nada como zambullirse en las olas internas y dejarse sentir.
Dibujillo nocturno con lápices y acuarelas