Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Hacia el infinito y más allá

Imagen
Estaba bien, por mí la cosa terminaba ahí pero tú me animaste a continuar y fue cerrar los ojos y abrírseme el cilindro ovalado con total naturalidad. Total, que me dices que vayamos más alto y empiezo a subir hasta las nubes. Qué bien se está aquí, qué gustito da este lugar. Pero me llamas la atención para indicarme que más arriba y bueno, aunque no me apetezca mucho dejar esta comodidad, alegre y festiva, me decido a seguirte con la esperanza de que exista algo más allá. Más arriba, mucho más arriba, entre grandes movimientos y oscuridades silenciosas, me convierto en estrella y me siento tan calentita que pienso: este es mi sitio. Cuando reparo en tu presencia veo que tú eres otra estrella, cercana dentro de lo posible en las distancias cósmicas, y desde ahí, no sé bien cómo, alientas mis ganas de aventura. ¡Desde luego que sí!. ¡Vayamos más arriba si es que se puede!. Estrellas y oscuridad y de pronto se empiezan a suceder espacios blancos y espacios negros. Sin saber bien qué repr…

Cero grados

Imagen
El peso del paraguas cada vez se hace más difícil de llevar. Ese constante tambaleo al caminar y lo de fuera, no ayudan a mantener el equilibrio. Estoy en un sendero a lo largo de este lugar circular ajardinado, con algunos árboles completamente blancos. El espacio se parece a cuando mueves esas campanas que representan un paisaje asolado por la nieve. De repente me siento como si estuviera dentro de una de ellas, tanto, que me sobrecoge. ¿Cómo puede ser?. Intento atisbar la falta de límites a mi alrededor pero la nieve me lo impide. ¡Es tan hermosa!. Sin embargo, mi atención se desvía hacia el brazo me pesa cada vez más. Está cargando con una contundente montaña de hielo que casi no puedo mantener derecha. Hacia un lado, hacia otro, al fin me atrevo y la descargo justo cuando per ci bo que to do es de ma sia do blan co y en mo vi mien to. De sssa pa rez cooooooo. Dibujillo con rotuladores, compartido con Diana

20 minutos

Imagen
Caminando pensaba en que por fin, después de la vorágine, tenía tiempo de silencio para mí. Mi mente trataba de rellenarlo con ruido, listados de acciones, sugerencias de actividades, propuestas caóticas que no acababan de sentarse ordenadamente. 20 minutos necesité para darme cuenta del ruido del río y de que los paxarinos cantaban pese al frío y a lo temprano de la mañana invernal. Los árboles desabrigados, despojados de tanta hoja, nos dejan ver el bosque. Ante la necesidad, el silencio, el caminar, la observación y ya se reorganizarán los listados poco a poco.
Destellos de hielo.
                                                    Foto de la selva de Irati en invierno

Pesebre, solsticio y regalos variados

Imagen
Estos días todos vivimos rodeados de una serie de símbolos que queramos o no, acaban afectándonos de una u otra forma. El pequeño pesebre  puede ser una estación fría de gasolina o una plaza después del cierre del mercado, un cuarto de baño en un centro comercial… en definitiva es un rincón de la existencia, un lugar para estar solos y encontrar a eso llamado dios o lo que es lo mismo, a nosotros mismos en equilibrio entre la soledad de dentro y la de fuera. La muerte necesaria de la oscuridad, la sangre y el nacimiento. El pequeño ser que viene a la vida, como cada uno de nosotros que se recrea y renace, como la naturaleza que pronto, aunque parezca mentira, se abrirá a la luz y dará sus frutos.
En ocasiones parece que el consumismo no nos deja ver los regalos, la esencia de todo el universo que nos rodea, de la recreación de significados que nos hacen sentirnos en el mundo como en nuestra casa, en nuestro rincón calentito y amueblado con mitos y símbolos, esa nada que lo es todo. Les…