Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Adiós, bola blanca, adiós

Imagen
Como en un sueño en el que se te dan todas las claves y al despertar no recuerdas más que eso; así me encontraba yo. Disminuyendo el malestar a costa de confianza pero con dudas y sombras de las que no tenía miedo. Entonces, con el contacto descubro la cadena, sí, al igual que en una cadena de producción que de mano a mano se va pasando, se me ingresa una bola blanca en mi lado izquierdo que me ahoga, me roba vitalidad y alegría. Muy amablemente, sin entender bien lo que significa pero sabiendo que no me pertenece y no la quiero, la devuelvo y empiezo a respirar mejor. La molestia se mantiene fiel a su lugar sabiendo que será por poco tiempo, y sin agarrotar el contexto, luego todo mejora. Nada como zambullirse en las olas internas y dejarse sentir.
Dibujillo nocturno con lápices y acuarelas

Atracción terrestre

Imagen
La tierra como un géiser. Sí, aunque yo sea más de lo de arriba, últimamente lo de abajo llama mucho mi atención de una forma físicamente abrupta. Es una presencia constante y muy grata. Es como si mi gravedad aumentara y la tierra se comunicara conmigo de una forma más natural. Quizás tenga que ver con el progresivo aumento de peso, no sé. Y es que no sólo siento la tierra debajo de mis pies sino mucho más allá. La tierra como un géiser calentito por el que nos desplazamos y nos alimenta. Chof, chof, me deleito recibiendo su calor y viendo la especie de vapores que emana hasta ahora desapercibidos para mí. Supongo que siempre están ahí, pero que mi gravedad en ocasiones diferente, no se había percatado de ello. Claro, quizás tenga que ver con lo de las lloreras, o lo de la emoción desconcertante hacia el mundo exterior, o con la fragilidad de una bolita de lana natural, a medio camino entre la tristeza, la alegría y el estremecimiento. ¡Qué curioso eso de los lugares limítrofes!, cami…